miércoles, julio 12, 2006

CARTA ABIERTA A MI SEÑORITA



CARTA ABIERTA A MI SEÑORITA
Querida Seño:
He realizado un gran esfuerzo por recordar su nombre, porque seguramente usted del mío no se lo ha olvidado.
Pero eso en realidad es solo un detalle, que escapa a mi memoria.
El motivo de esta carta es para agradecerle, ya que usted me ha enseñado a leer y a escribir.
Y gracias a que me enseñó a leer, pude comprobar que usted no hecho otra cosa que enseñarme mal, seño, Colón no era un buen tipo...
Y por haberme enseñado a escribir, le agradezco aún más, aunque usted, recuerda???, me decía que yo nunca iba a aprender si me la pasaba arrojando gomas a mis compañeros.
Y, tiene usted razón, de hecho, tengo terribles faltas ortográficas.
Pero seño, usted ha omitido que hay gente que esta capacitada para aprender dos cosas a la vez, y como ejemplo vamos a citar a quien -entre la jerga de los compañeros le decíamos "La Gorda Bueno"-, no solo aprendió bien todo lo que usted le enseñó, sino que también aprendió a tirar la goma. Y esto me lo debe a mí.
Seño. Sé que no fui su mejor alumno, pero créame, usted no ha sido la mejor maestra, o acaso, le han otorgado el premio a la mujer del año, y yo no me enteré.
Seño, para simplificar.
Siga usted escribiendo en el pizarrón, por mi parte yo lo haré en distintos diarios y revistas.
Gracias.
Su alumno Marcelo Niño
P.D: Seño, tenga usted piedad por los niños y no los haga disfrazar más de falsos Héroes para lo actos.

6 Comments:

Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

niño,me gustó tu espiche. y tenemos mucho en común... yo era el favorito del maestro en cuarto grado... todos los días me escribía mensajes para mis padres. Hasta que mi viejo se pudrió de que mi vieja tuviera que ir al cole a cada rato, le paró el carro al maestro, y desde ese día tuve impunidad, incluso para agarrarme a piñas, por lo general a la salida. también era de pésima ortografía, en mi caso porque odiaba las reglas estúpidas. en lo poco que me identifico con sarmiento, es que éstaba a favor de simplificar la ortografía,que es complicada al pedo, sólo para que los imbéciles de la real academia española, -todo sin mayúscuolas- se sientan importantes, por conocer un código cerrado, que ellos cuidan como si sirviera para algo. roberto arlt y muchos grandes periodistas con los que tuve el honor de compartir redacciones, tenían faltas de culografía. yo ahora, casi no tengo, pero es por una deformación profesional. estoy obligado a escribir sin faltas, para que no me rompan las pelotas los correctores. que esos no tienen esas faltas, pero suele ser lo único que saben. hay muy honrosas excepciones. que me perdonen muchos maestros geniales, mi hijo alejadro tuvo uno, el señor vacallés, que le enseñaba revisionismo histórico, y no la historia oficial tipo billiken. y esos maestros de lugares paupérrimos, que dejan la vida por educar a criaturas indefensas, por su ignorancia. porque sin cultura no puede haber democracia. las ignorancia es el alimento del podér omnímodo de lo hijos de p... que detentan el poder económico, junto a sus gerentes, los políticos.
y debo reconocer que los maestros están indefensos ante los infames sistemas educativos que les obligan a utilizar. y ojo, no estoy a favor de escribir para el carajo, como lo hacen los pendejos ahora, porque lo suelen hacer de bestias, porque no saben leeer y solo juegan con los jueguitos o chatean de modo lastimoso ¿o no? bah, no sé, digo...

3:28 a. m.  
Blogger Oscar Grillo said...

Vaya al rincon inmediatamente, niño Niño!

4:39 a. m.  
Blogger Marcelo Niño said...

Esa era mi favorita Oscar.

3:30 p. m.  
Blogger Enigmática said...

Me gustó y me hizo reir, las profesoras, tuve una a la que le tenía miedo, la señorita carmen, tal vez ya no esté viva porque era muy viejita, se necesita vocación y amor para enseñar.

4:43 p. m.  
Blogger marie.y.su.mambo said...

Yo soy maestra, y tengo tremendas faltas de ortografía, jajaja, las contradicciones de la vida. Enseñaba muy bien, lo sé, porque los niños aprendian, y todo a través de juegos, por lo que los pequeños me adorban...pero como dice el señor "Cilencio", no todo es puertas adentro en el aula...lo que me cansó, fue la directora, sus bestialidades, a nivel persona y su didáctica represiva, bueno, ahora me dedico a otra cosa...pero a veces, extraño a los niños...Y "niño", nunca me olvidé del nombre de ningún alumno, todavía los recuerdo, junto a sus sonrisitas sin dientes...bueh, no sé hasta que edad me acordaré, por ahora si...bye.

7:12 p. m.  
Blogger Latin American Idiot said...

Yo no llegue a hacer de colon, me tuve que conformar con intentino delgado... No, fui el que gritaba "Tierra a la vista".
Tu carta abierta me hizo recordar, ocasiones no tan didacticas con mis maestras, una era la que se paraba al lado de mi banco y me retaba gritandome -fuerte, muy- muy proxima a mi oido, de ahi que escucho musica a altos volumenes. Y otra la directora, que no le bastaba con dejarme sentado en la puerta de la direccion, cuando ya era demasiado para mi maestra, sino que la tenia que coronar diciendome que me iba a dejar ahi y que mis papis no me iban a ir a buscar...

QUE BUENA GENTE!

1:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home


Doggy Steps