miércoles, diciembre 06, 2006

CATALOGO FUERA DE CATALOGO II



Otro caso de catálogos en donde aparentemente no se ha investigado mucho como para saber quien es quien, y lo peor es que si esta primera tarea se realizó, no se ha llevado a cabo la segunda tarea, que es leer lo impreso y no darlo al público sabiendo que tiene algún error que a futuro se puede pagar caro para nuestra historia.
En este catálogo aunque no lo crean figura como dibujante Osvaldo Miranda.
Osvaldo Miranda es un gran actor argentino que hasta creo que no hace falta mencionar su trabajo, en realidad y como para aclarar la situación debo decir que el dibujante se llama Eduardo Miranda y que nada tiene que ver con el actor.

Y como para dar otro ejemplo figura Campani, este gran dibujante de historietas que entre otras cosas dibujó Misterix, el problema que decidiedon cambiarle el nombre por Raúl cuando en realidad se llama Paul.

6 Comments:

Blogger marie.y.su.mambo said...

pero Sofovich, antes dibujaba chistes...¿Osvaldo nunca, nunca?...bueh, errar es humano, embocar es divino, dicen por ahi...
Besos :)

11:15 a. m.  
Blogger El cuartoscuro said...

Gracias por pasarte por mi blog, me gusta tu punto de vista al escribir , saludos

12:23 p. m.  
Blogger Sandra Becerril said...

mmmm q mal, hay que investigar primero como dices... aunque sí, todos cometemos errores jeje

besos

1:59 p. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

chelo querido, estuve leyendo la lista y conocí personalmente, en persona, a 15, y con algunos estuve en su casa... lo cual me pone orgulloso... algunos como Salinas, Sesarego y Breccia, todos alumnos míos, me hicieron el honor de recibirme en su casa, y a Breccia, le pagué un café, de prepo, porque no me quería dejar pagar, más que yo estaba con Betty, mi mujer, y su caballerosidad de hombre mayor que yo, lo obligaba a pagar, pero lo convencía diciéndole que quería quedarme con la gloria de la anécdota de haberle pagado un café a Alberto Breccia. Eso lo aflojó... y lo mejor, él nos invitó a tomar un café, y yo que estaba muy apurado para hacer un trámite importante, ya no n¡lo recuerdo, todo esto lo pensé en un segundo, iba a decirle que no podía, y en el aire, como cuando cabeceás una pelota y tenés que saltar para ganarle al rival, me dije "-Que boludo, Breccia me está invitando a tomar un café y le voy a decir que no..." y dije que sí, muy feliz. y ahí nos contó con su inmensa modestia, toda su vida, su vocación por no ser tripero, más que dibujante, porque de eso trabajaba en el mercado de Liniers, limpiando tripas de vaca, cuando era un muchacho pobre. Y de que teniendo ya 70 primaveras, había cuadros que los borraba 12 veces, para que aprendan los giles como yo, que eso me dio coraje para cuidar más cada rayita, cada pinceladita. Me falta contar que nos habíamos encontrado en la caja de la Urraca, y él estaba detrás mío. Gustos que me dio la vida.
Va un gran abrazo en Cilencio, hermanito perdido.

12:52 a. m.  
Blogger Marcelo Niño said...

Hay Marie, me parece que estas viendo mucho a Tinelli.....

Cuartoscuro, admiro tu mal gusto.

Sandra, todos cometemos errores o como tre crees que llegaste a este blog????

Cilencio, hay algo mas lindo que encontrar a un hermanito perdido????

1:43 a. m.  
Blogger Latin American Idiot said...

Y asi es como se caga la historia... lamentablemente.
Teorias psicologicas se han creado debido a una mala traduccion de un concepto...
Nuestro codigo, no me acuerdo si era penal o civil o algo asi, segun mi profesor de derecho (cosa q si lee esto me mataria), alguno de esos fue copiado del frances, por el novio de la hija del autor (segun mi profesor, jamas lo comprobe). Y el decia: "imaginense lo q tenia en la cabeza el tipo, ma' q traducir!".

Salutes

2:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home


Doggy Steps