viernes, agosto 11, 2006

BLANCA COTTA



Cuando le organizamos el homenaje a la revista Lúpin, Blanca Cotta, que no solo es cocinera, leyó este escrito que me pareció maravilloso y aquí lo pongo para que todos puedan disfrutarlo.


Perdonen que quiera leerles mi agradecimiento por esta invitación que me honra, pero sucede que ya entrando en la edad que es peligroso hablar sin libreto. Y más peligroso aún, hablar de corrido...
Antes que nada: ¡felicitaciones señores GUILLERMO GUERRERO y HECTOR SIDOLI!.. He recibido montones de premios y palmaditas en el hombro a través larguísima vida, pero nunca una distinción tan importante como ésta: participar de una celebración tan cálida y simpática y sentirme –aunque sea por unos segundos- no una cocinera sino una humorista encubierta. El destino me encerró en la cocina pero el HUMOR me salvó de que me convirtiera en una cocinera malhumorada ante cualquier fracaso. Les cuento... La primera vez que intenté hacer una omelette y se me deshizo en mil pedazos, celebré lo ocurrido y con una amplia sonrisa exclamé: ¡"AL FIN APRENDI A HACER HUEVOS REVUELTOS"!...
También el HUMOR me sirvió para no deshacerme en lágrimas ante el primer pollo que tuve que acullillar para deshuesarlo... Frenando el llanto, eché mano a una frase célebre para calmar mi conciencia y así le dije al pobre bicho: POLLO... (en realidad la frase decía: ¡HOMBRE!) pero yo le dije: POLLO : ¡POCO VALES SI TU MUERTE NO ES DESEADA POR MUCHAS PERSONAS!... Y todos lo saboreamos sin culpa...
Y cuando alguien me pregunta : ¿ "CUANTOS AÑOS HACE QUE ESTAS PUBLICANDO NOTAS DE COCINA?"... En lugar de sacar cuentas, respondo: "MEJOR ES GASTARSE EN ENMOHECERSE"!...
Estoy convencida de que si el HUMOR –el buen humor- fuera declarado la condición indispensable para ser Presidente de la República, ningún argentino se moriría de hambre, sino de risa. Lo cual sería mucho más divertido...
En mi modesta opinión, pienso que los humoristas de la calidad de GUILLERMO GUERRERO Y HECTOR SIDOLI, deberían tener el rango de MEDICOS DEL ALMA. Está comprobado que la risa que provoca el buen humor genera endorfinas, indispensables para vivir feliz. Por tal razón, se me ocurre pensar que si los médicos, en lugar de recetar fármacos indicaran al paciente: a mediodía ingiera 3 chistes de Dobal... a la tarde tómese tiempo para leer las historietas de Ferro o algún chiste de Landrú... y antes de dormir mastique despacito un ejemplar de la revista LUPIN... la salud mental de los argentinos mejoraría notablemente. Creo que tener sentido del humor y mantenerlo a través del tiempo, es lo que nos permite encuentros maravillosos como este. XX

6 Comments:

Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

no tuve nunca un sombrero, pero me quito el gorro de San lorenzo, por el dibujo de de Blanca Cotta, que es una herencia de su hermano, que ese sí era genio creador... Y Blanca tiene la inteligencia de hacer del arte de cocinar, una excusa para agregarle la sal y la pimienta del humor, y de hacer pensar, que siempre viene bien.
Buena elección, don Niño...
Va abrazo Cilencioso.

1:35 p. m.  
Blogger JoSeLo said...

notables palabras.
de aquella persona..
de nota. que el tiempo.
le enseño a vivir.-
se enseño a que la algria nos mueve a vivir de mejor forma..

"hacer de lo cotidiano algo extraordinario"


vivir feliz..

exito

joselo

4:37 p. m.  
Blogger marie.y.su.mambo said...

Muy bueno, es una receta para el alma...reir...y yo agregaría...disfrutar las pequeñas cosas, nuca dejar de sorprenderse, reunirse con amigos, y con la familia, hacer el amor, y comer chocolates...listo!!! Si con todo eso no se es feliz...

8:27 p. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

Marie, te voy a hablar de dos cosas que te agradan... ¿sabes que el chocolate, ya que te gusta tanto, es ideal para no quedar embarzada? Pero nada de untar nada con chocolate, ni comerlo antes o el día después... Es en reemplazo de lo que llamas "hacer el amor".
Adiós... aquí, en los feudos de Niño, como es mi costumbre, sólo te envío mis respetos.

10:51 p. m.  
Blogger La vieja que no devuelve la pelota. said...

¡Qué grande, Blanca Cotta!. Me acuerdo cuando era chico, aún sin aspiraciones de ser cocinero, me leía sus recetas porque me gustaban sus dibujos.

7:07 a. m.  
Blogger marie.y.su.mambo said...

Marceliño...escribí algo para vos...sobre tu niño, un día de estos lo posteo...jajaja...
Cilencio: Una sabia amiga me dijo una vez...a lujurias insatisfechas...marroc...jajaja

12:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


Doggy Steps